¡Mujeres a la obra!



Yesica Silva, tiene 32 años, está casada con Héctor y tiene tres hijos, Lucca de 9 años, Ian de 7 y Sol de 5. Actualmente integra el grupo de trabajadoras de la Economía Popular, encargadas de la construcción de casas correspondientes al programa Vivienda Semilla, del gobierno de la provincia de Córdoba.

Junto a su familia, Yesica comienza el día muy temprano y luego se prepara para las actividades que emprende cada día. “Empezamos a las 6 de la mañana, desayunamos con los niños y ellos se quedan con el papá porque a mí me busca el transporte que me lleva al trabajo. En la obra estoy hasta las 16 o 16.30, cuando el transporte me lleva de regreso a mi casa”.

En este momento son aproximadamente 40 las mujeres abocadas a esta tarea en barrio La Bonita, junto al resto de trabajadores de la cuadrilla. “Acá trabajamos en grupo, algunas nos ocupamos de la mezcla, otras del revoque, algunos compañeros hacen el contrapiso, mientras que otros se dedican a castigar la obra. Pero lo importante es que todos sabemos hacer de todo, y lo que no sabemos lo aprendemos”.

Líder de la construcción

Yesica recuerda que sus comienzos no fueron fáciles porque implicaba también tener que romper con un estereotipo de trabajo masculino, pero sus ganas de aprender y crecer fueron más fuertes: “durante la crianza, nos inculcan que este trabajo no es para mujeres, pero no hice caso a los dichos y me propuse intentarlo”.

Yesi recuerda que “al principio no sabía nada, pero poco a poco, gracias a mis compañeros y compañeras fui aprendiendo y sumando experiencia. Hoy puedo decir que valió la pena”. Gracias a sus ganas y al esfuerzo constante, Yesica llegó a ser la única encargada mujer de toda la obra.

“Me encanta lo que hago, lo disfruto porque aprendo todos los días algo distinto. Este es un trabajo en equipo, y lo más gratificante es que entre todos nos ayudamos y tiramos para el mismo lado. Eso te da más ganas de seguir viniendo”, dice Yesica, con la voz entrecortada.

Mujer “todoterreno”

Además de trabajar en la construcción, Yesi comparte tiempo con sus hijos, realiza deportes y actividades sociales. “Por la tarde, cuando llego del trabajo, meriendo con los chicos y me voy a jugar al fútbol. Hasta hace poco también practicaba boxeo, pero ya no lo hago porque no me da el tiempo, pero pienso retomarlo en algún otro momento. En algunas oportunidades también realizo acompañamiento a mujeres en situación de violencia de género. Hago un poco de todo, me encanta estar metida en todos lados y aprender de cada cosa que realizo, por más simple que sea”.

Para finalizar, en el Día Internacional de la Mujer, Yesica reflexiona: “Todo se puede lograr. Las mujeres tenemos que luchar día a día por nuestros sueños”. Una mujer comprometida con sus sueños, es un motor de vida que contribuye a mover el mundo y hacer que este gire en torno al amor.



 

Comentarios

AUDIOS NOTICIAS

MOTOS!

Grilla de Programación

Grilla de Programación

VIRAL

Piezas de una Motocicleta

Es Amor lo que Sangra

Carlos Vives Soy Cordobés Cover de Rodrigo